19.3.17

IR A LA MILONGA: LA GRAN CEREMONIA


Cuando uno aprende a bailar tango quiere ir a bailar, y los lugares donde se baila tango se los conoce como: la milonga.

Aunque a la milonga se va a bailar tangos, esta no es solamente un lugar para bailar, es parte de la cultura del tango, el lado social de esta cultura.

El tango no es solo un género musical y una danza, es una cultura identitaria del pueblo argentino.

Esta cultura lleva intrínsecos valores humanos que pertenecen al sentir del pueblo argentino y que se manifiestan, a veces explícitos, otros implícitos, en la milonga, siendo esta un espacio de DISFRUTE donde los concurrentes van principalmente a bailar en un ámbito de armonía y disfrute.

Mi maestro Rodolfo Dinzel solía decir que el tango conlleva implícitos los valores de la Revolución Francesa:

La libertad, la igualdad y la fraternidad.



Realmente no he encontrado hasta ahora una forma mejor de definir los valores del tango.

Gracias a las milongas existe el tango, sin esta el tango desaparecería, como casi ocurrió desde los años 60 hasta fines de los 80.

Por lo tanto la milonga es un espacio para aprender a convivir de forma fraterna, respetarse como iguales y disfrutar en libertad la danza.



Loa códigos de la milonga.


Para que esta armonía exista las distintas generaciones fueron creando códigos que responden a los valores humanos del tango.

El tango lleva unos 160 años de historia ininterrumpida y de continua evolución en todos sus aspectos artísticos, siempre acompañando los procesos sociales de cada tiempo.

La milonga como espacio de expresión social, desde sus inicios hasta hoy fue generando unos “Códigos milongueros” que no son otra cosa que unas normas de convivencia generales para que todos podamos disfrutar de la danza. Ese es el único motivo de existir de los códigos y como tales van cambiando y según el ambiente y lugar pueden ser más flexibles o más rígidos.

Los códigos los definen los mismos concurrentes de manera espontánea, pasando la posta a las siguientes generaciones.

Si bien los códigos se pueden mantener o cambiar según la idiosincrasia de la época hay algunos que son como la base de convivencia en la milonga. Veámoslos:


El tango es una danza grupal de parejas.


Este es seguramente el más trascendente he importante porque es la base donde descansan los demás.

Si bien el tango es una danza de parejas abrazadas, al bailar compartimos el espacio de la pista con otras parejas y si bien la compenetración es con la compañera/o, debemos considerar que cerca nuestro hay otras parejas que también están compenetradas y queriendo disfrutar de la magia de bailar un tango.


Si cada uno tiene en consideración que está usando un espacio en común, entonces, es casi imposible que haya choques, golpes que hagan algún daño físico producto de pasos altos y energicos (boleos altos, ganchos, etc.) producto de algún movimiento que por la cercanía puede llegar a generar.

Y en la pista de baile somos todos iguales, no hay jerarquías de ningún tipo, todos debemos tener la posibilidad de disfrutar y eso lo logra el respeto mutuo.


El cabeceo.

Antes de bailar tengo que invitar a alguien.

El cabeceo es una forma sutil y discreta de invitar a alguien a bailar.


No compromete a nadie a decir que si (si no quiere), ni a sentir la incomoda/o de decir que no. Y el que invita no siente la incomodidad de ser rechazado.


Cuando alguien quiere bailar busca con la mirada a los posibles candidatos, si las miradas se cruzan y se aceptan, el hombre hará una seña con la cabeza (el cabeceo) y si la mujer está interesada responderá con una seña afirmativa y se encontrarán en el bordes de la pista o el hombre ira a buscarla a su mesa (código más antiguo).

Si ella no está interesada, mirara para otro lado indicando así que no quiere bailar con él en ese momento.

Lo grandioso del cabeceo es que esta comunicación solo la saben las dos personas involucradas, nadie más se entera, siendo este dialogo de miradas un dialogo sutil, discreto y privado.


Muchachos comienza la ronda...

En la pista se circula en el sentido opuesto a las agujas del reloj. Esta forma de circular se lo conoce como Ronda.
Apenas uno pisa la pista ese es el primer carril de circulación, que es el que está al lado de las mesas.

En este carril deben circular a un ritmo de circulación usando el sentido común y evitando las cercanías con las parejas. El sentido de este carril es que cada pareja pueda trasladarse cómodamente por el espacio.

Es el mismo ejemplo que conducir un coche en una calle de única dirección, si un coche se para entorpecer a los que vienen detrás. Si un coche está muy pegado a otro y el de adelante frena de golpe, el de atrás se va a envestir. Lo mismo sucede bailando, hay que circular y mantener una distancia prudencial (un metro mínimo) entre cada pareja.

En el resto de la pista, es decir hacia el centro, bailan los novatos/as o los que quieren hacer figuras en el lugar.

Saber entrar en la pista es parte del código de circulación, teniendo la prioridad el que ya está en la pista.

Para entrar hay que esperar que haya un espacio o alguna pareja haga una pausa para que puedas entrar.

Lo correcto es entrar por las esquinas y esperar que haya espacio o los que están circulando nos autoricen.

Es muy desconsiderado meterse de una y entorpecer el normal circulación de las parejas ocasionando a veces algún choque.


No hablar cuando se baila

En la pista se baila y punto. Si alguien baila o canta o tararea no permite escuchar la música al otro y no puede concentrarse en la música para bailar.

Esto es una falta de respeto al tango y a la persona que tiene en los brazos. Lo mismo que mascar chicle o tener mal aliento o malos olores corporales o hacerse el vivo en el abrazo.

Estos cuatro son los más importantes y los que todo profesor de tango debería enseñar como parte de la danza del tango.

Existen muchos más que pueden respetarse a raja tabla o ser más flexibles (según el ambiente y la política del organizador). Algunos otros son: no invitar a quien va acompañado y se sienta en la misma mesa (una pareja). No charlar mucho en las cortinas. No sentarse en una mesa sin permiso ni ser autorizados por los que la ocupan. No cruzar la pista, etc, etc



Rituales milongueros.

Ir a la milonga es como ir a una celebración en particular (una boda, una misa, un cumpleaños, etc).

Para muchos es como ir a “misa” y para muchos como un religión.

"Placer de dioses, baile perverso,
el tango es rito y es religión;
orquestas criollas son sus altares
y el sacerdote, su bandoneón."


Danza maligna. Tango, música de Fernando Randle. Letra de Claudio Frollo.


Uno/a se prepara previamente en su casa y convierte esta preparación en un ritual.


Antes de la milonga.

Como hombre, me afeitaré, me ducharé, elegiré la camisa, el pantalón o traje, los zapatos (que estén limpios y lustrados), el perfume, etc. Y los mismo las chicas.

Este ritual es propio del tango porque luego me voy a abrazar a varias mujeres en la noche. Ellas me ofrecerán su abrazo unos minutos y yo el mío. Por respetos a ellas tendré la mejor apariencia posible y evitare cualquier aspecto higiénico o estético desagradable.

Por respeto a mí mismo el verme bien me hace sentir bien y predispuesto internamente al disfrute.

Estamos ofreciendo nuestros cuerpos (muchas veces a desconocidos) lo mínimo que tengo que hacer es que cuando me abrace se sienta lo más confortable posible.


El abrazo.

Cuando invito a bailar, no abrazo a la compañera sin más y salgo bailando, esto es un gesto desconsiderado y poco cortes.

Cuando las parejas se invitan, ambos se enfrentan. El hombre ofrece su abrazo y la mujer se acomoda en este. El hombre propone una estructura y la mujer la distancia. Y ambos esperan el primer tiempo fuerte del compás para salir. Este primer movimiento se conoce como “La salida”.

Si bien hay muchos rituales más como reservar mesa si voy acompañado. No bailar ciertas orquestas si la pista está llena, etc estos dos son seguramente los más usados.



Degradación de la milonga.

Si bien el tango surgió con nuevos brios en la juventud en los años 90, lamentablemente sufrió también una degradación.

Entiendo por tal no respetar la esencia de la milonga, sus códigos y rituales que como una posta generacional se fueron trasmitiendo de generación a generación.

Paso con la danza y ahora esta pasando con la música.

Que no se respete tiene cierta lógica porque en casi 3 décadas el tango estuvo casi desaparecido. Lo conservaron unos pocos milongueros en espacios específicos que cada vez eran más underground.

Gracias a ellos/as se conservó el tango en el baile principalmente.

Los motivos de este oscurantismo fue la llegada del rock como fenómeno mundial en los 60 y la prohibición de lo nacional en radio y TV como asi de las milongas por parte de las dictaduras, más la premiosidad de esta,s a la música extranjera que hubo en esa época, permitiendo una clara invasión cultural e intensión de destrucción de la cultura popular.

En los años 80, ya en democracia, la compañía Tango Argentino, crea un espectáculo de altísima calidad artística al mejor estilo Broadway he hizo giras por todo el mundo y en todo el mundo nació el furor por aprender a bailar el tango. La particularidad de esta compañía fue de contar con parejas de bailarines que se iniciaron en la milonga.


Conoce la historia de la compañía Tango Argentino (https://es.wikipedia.org/wiki/Tango_Argentino_(espect%C3%A1culo)


Este furor hizo que década tras década nuevas compañías similares contrataran más bailarines para bailar tango pero que no eran del mundo del tango sino de otras danzas como ballet y contemporáneo (por falta de milongueros generacionales) que por necesidad laboral debían aprender a bailar tango y conocer sus secretos.

Los únicos que podían enseñar los secretos de la danza eran estos milongueros que ya se hacían mayores y muchos no bailaban hace tiempo.

De esta relación aparecieron muchos oportunistas que hicieron un Tango for export donde el fin es puramente comercial sin respetar la calidad y belleza artística del tango. Todo esto género que se ensuciara la danza y propagara por muchos países, especialmente Alemania y USA , conceptos erróneos e inventados sobre la danza.

Lo lamentable es que en nuestro país esta deformación también tuvo aceptación producto de la ignorancia de nuestra propia cultura.
Por suerte esta mala praxis está desapareciendo y en este contraste, lo auténtico termina imponiéndose por mutus propio.

Sin embarga por acción u omisión se ve mucha cancha embarrada que atentan contra la esencia del tango.


Disfrutar la milonga.

La milonga siempre tuvo un sentido familiar y fraterno, En esta convivieron y convive la familia. Era y es común ver niños y grupos familiares muchas veces en la milonga conviviendo armoniosamente, principalmente en las milongas barriales y los clubes de barrio.
En cualquier milonga es normal ver abrazados personas de todas las edades, sin distinción de ningún tipo.

Por lo tanto la milonga siempre preservó ciertos valores que hoy día se fueron disipando con tanta distracción consumista y vacío espiritual. 

La línea siempre fue el respeto y la conducta. 

Valores que el tango lleva intrínseco en sus entrañas y que como un hermano mayor nos invita a seguir manteniendo.







No hay comentarios:

Publicar un comentario