24.1.16

NIDO GAUCHO


En este hermoso tango, Nido Gaucho (Tango 1942, Música: Carlos Di Sarli. Letra: Héctor Marcó), que muestra un romántico sentimiento de amor, también evidencia algunos aspectos del vivir y sentir del gaucho.

Del gaucho posterior a las batallas libertarias del cual fue su artífice y anterior a las cruzadas contra los indios y las milicias modernas.

Es interesante porque en este tema evidencia el concepto de vivienda del gaucho que hereda del indio, que no es el sentido de propiedad sino el de vivir armónicamente con la naturaleza.
Es un sentido de pertenencia, no de propiedad. Estos conceptos son determinantes pata entender los tiempos actuales.

Para estos el sentido de propiedad era algo ridículo, porque ¿cómo se puede ser dueño de una montaña, de un rio o de un árbol? No somos dueños, somos parte de estos y de un todo que es la naturaleza.

Este concepto que es un principio ecológico, era (y es) el sentido común de todos los pueblos en la antigüedad como de los pueblos nativos en cualquier parte del mando.

Otro aspecto del gaucho y del indio es que no necesitaban gobierno ni leyes. Simplemente exquistía una autoridad ejercida por personas sabias, generalmente ancianos que por su experiencia de vida podían tener la sapiencia que dan los años vividos.

La palabra y los códigos de conducta no necesitaban de leyes y el honor era el determinante de estos códigos.

El Martin Fierro cuenta ese procedo donde la oligarquía empieza a alambrar los campos y dividírselos entre ellos, generando una sociedad elitista dueña de los recursos, básicamente campo para sembrar y ganado para vender.

El gaucho que era rebelde y tenía un profundo sentido de la libertad, el mismo que los inspiró a echar a los realista y posteriormente a los ingleses y pelear al lado de los grandes libertarios, no apceptaba estas nuevas eglas que además se les imponía sin respeto y prepotentemente.

Para los nuevos señores de la tierra, el gaucho era un problema que resolvieron rápidamente por la fuerza; el gaucho a la frontera. Lo mismo había pasado con los indios que exterminaron en las distintas “campañas al desierto”, para crear ferrocarriles en la Patagonia que traigan la lana y la carne.

El gaucho que además tenía un espíritu nómade, cuando sentía que tenia que echar raíces se hacia el ranchito en algún lugar de su gusto y donde tuviera los recursos de los que hacía un uso sostenible, es decir, usaba lo que necesitaba.

El tango es nuestra cultura identitaria, que nos cuenta como somos y que es lo importante y que no.

En estos tiempos donde se cuestiona este sistema económico mundial de producción suicida y se plantean nuevos y sanos paradigmas, que de alguna manera rescatan la forma de vivir de todos los pueblos anteriores a esta modernidad, como fueron y son nuestros gauchos y nuestros indios.

Donde valores como el respeto por nosotros, los animales, las plantas y todo lo viviente, como además la palabra y la lealtad a esta, son valores que se fueron perdiendo en un mundo que todo lo vende y todo lo compra, pero que quienes conocemos estos valores sabemos que no tienen precio.

Guillermo Brizuela






Guillermo Brizuela
Instructor de Tango / Taxi Dancer Services

1 comentario:

  1. Anónimo6.2.16

    Buen blog tiene usted. Hace unos días creamos una comunidad especializada en tango en donde pretendemos unir a todos los tangueros de la red en un solo espacio.

    Puede visitarnos en forotango.com

    Si le gusta, únase y compártanos con sus amigos :)

    ResponderEliminar