12.7.12

La entrega en el Tango

Hay un detalle sutil a la hora de bailar tango.


Escapa de la técnica y de la destreza del bailarín .

Es algo que se puede explicar pero no se puede transmitir.

Es lo primero y lo máximo en la danza del tango.

Es lo que hace que los casi 3 minutos que dura un tango sea un verdadero “amor”.

Estamos hablando de la entrega.

La entrega es algo tan personal que es la primera barrera a romper tanto para la mujer como para el hombre.

Entrega es confianza sin más.

Cuando dos miradas se invitan y dos cuerpos se acercan solo queda esa espontanea fusión de dos torsos haciéndose uno.

La entrega lo es todo. La entrega es lo que hace que el tango sea tango. Sin entrega no hay tango, solo técnica con un poco más o menos de destreza.

La entrega es confianza.

La entrega genera aceptación mutua, quita tensión y alienta el disfrute.

La aceptación nos da confianza y la confianza deja libre la creatividad.

El baile deja de ser un baile para convertirse en una danza.

Esto lo genera la confianza; y en la danza del tango, la confianza en el otro fundido en el abrazo nos libera para sentir el embrujo de la música y dejar que esta se exprese a través de nosotros.

Tu técnica, tu escuela, tu estilo queda desmerecido si no te entregas bailando tango y la entrega nos iguala al punto de lograr la máxima aspiración a la que se puede llegar: la comunión (la común unión) de dos personas convertidas en una.






Guillermo Brizuela
Instructor de Tango / Taxi Dancer Services