1.9.11

El pensamiento vivo de un bailarín.

Nota extraida de la revista La Milonga Argentina, nº 66, agosto de 2011.

Escrita por Nany Peralta. (profesor y bailarín).


CAMINAR

ELLOS...los que peinan canas, siempre dicen, EL TANGO SE CAMINA.
Desde cuanto más lejos y con cuanta sabiduría amorosa (a veces, si que ellos lo perciban siquiera), no transmiten desde la simpleza, lo profundo y...lo esencial.

Querer, es un estado de necesidad, ya que se quiere lo que no se tiene. Entonces, ¿Cómo se logra hacer vívido lo que los maestros nos intentan transmitir?, No es queriendo bailar movimientos, y sí, simplemente...caminando.

Estar fundamentados en cada pisada nos permite en primer término, ir más allá de nuestros impulsos, por lo tanto, dejamos en segundo plano nuestra parte egocéntrica.

Desde el plano fisiológico, todo movimiento sale por repetición, pero BAILAR no es coordinación, sino, conexión.
Cuando trascendemos la individualidad, llegamos al estado natural de UNIDAD.
Allí tiene su poderosa razón lo que los grandes nos dicen, y nos damos cuenta, de la complejidad que tiene, lo simple de no intentar hacer, y...al mismo tiempo, estamos haciendo.

Alli radica lo prufundo de fundirse en un abrazo. Allí, la pausa es fundamento del movimiento. Allí el silencio acalla nuestro cuerpo, y este ya no se impone.
Allí, no somos dos, sino UNO.
¿Quién necesitaría pasos en este estado?...Si ya no se esta bailando...sino, que la música se expresa a través nuestro.

Gracias a ustedes...MIS VIEJOS AMADOS...por transmitir su maravillosa sabiduría de forma tan simple y tan pura.
A nosotros, los jovenes, nos queda la simple tarea de caminar y caminar. Sólo estar asentados en este fundamento sacará lo auténtico de cada uno, ya que pasos se pueden aprendetr mucjhos, pero nada tiene más valor...que cada pisada, FIRME Y SEGURA!.


No hay comentarios:

Publicar un comentario