29.10.10

Tango Negro: La influencia afro en el tango.















El tango tiene tantos misterios y mitos que lo hacen encantador y mágico.

Esto quizás se debe a sus múltiples influencias musicales, sociales, culturales e históricas que se fueron fusionando y condensando en determinados momentos de forma espontánea y natural.

Sus matices son tan ricos y múltiples que cualquier definición siempre es escaza.

Una de estas influencias es el aporte de la cultura africana, o hablando con más precisión afro-argentina.


Toda la música y la danza del Continente Americano tiene una clara, reconocida y verificable influencia de ritmos africanos.

Curiosamente en el tango poco se ha dicho y valorizado de este aporte en la música y en el baile del tango, en comparación con lo dicho y escrito de otras influencias culturales y étnicas.

En Argentina la cultura de los negros, históricamente, fueron como "pasados de largo", como una especie de negación encubierta para disimular cierto racismo o xenofobia que heredaron los intelectuales y las clases dominantes de la cultura hispana colonial y posteriormente la elite criolla.

La influencia de la cultura afro en todo el Continente Americano tiene un origen nefasto y degradante a la condición humana: la esclavitud.

La esclavitud africana se desarrolló principalmente en el Continente Americano, para el acopio de riquezas de las potencias coloniales (todas europeas; holandesas, portuguesas, españolas, británicas y francesas), y posteriormente como forma de servidumbre por parte de las familias pudientes de los criollos, que al igual que los colonizadores habían eliminados a los indigenas nativos para apropiarse de sus tierras y utilizar a los negros para que las trabajen.










De todas las formas de genocidio la esclavitud africana, seguramente, supera en creces a cualquier otra en número y barbarie.

La esclavitud africana se desarrolló de diversas formas en los diversos territorios y países americanos.

En nuestro país, más concretamente en el antiguo Virreynato del Río de la Plata, los origenes de los esclavos eran congo-angoleños (del Congo y de Angola).




Después de nuestra Independencia en 1.816, la esclavitud subsistió hasta 1.842, donde el Restaurador de las Leyes y Gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Don Juan Manuel de Rosas, abolió oficialmente la esclavitud y los negros adquirieron la condición de hombres y mujeres libres e iguales en derechos ante la ley.



Sin embargo desde el derrocamiento de Rosas, gobernaron regímenes conservadores oligárquicos y clasistas y los negros entre otros sectores marginales fueron carne de cañón en la deshonrosa Guerra contra el Paraguay (conocida como guerra de la Triple Alianza,1.864-1.870).














En el transcurso de esos años la epidemia de fiebre amarilla, producto de los estragos de la guerra, mato a cientos de personas y los sectores más marginales fueron los más afectados reduciéndose la población negra al 9% de la población de Buenos Aires.


Tocá Tangó

Desde la esclavitud hasta la guerra contra el Paraguay, los afro-argentinos vivían al margen y marginados en sus poblados llamados rancherías o tangos.

La palabra Tango es muy curiosa ya que era conocida en la zona del africa congoleña desde tiempos inmemoriables, ya que tango significa reunión, y estas reuniones se realizaban para celebraciones de caracter místico o religioso con tambores y bailes.












La palabra y el sentido de esta se trasladó a todo el continente americano con la esclavitud, donde los africanos intentaban mantener sus tradiciones, con el permiso y control de sus amos.

Posteriormente el sentido religioso fue cambiando y estas reuniones s o tangos, cambiaron el sentido místico por una especie de catarsis para soportar la barbarie de la vida de esclavos y se convirtió en reuniones festivas de danza y música.



¿¡Tango?! ¡Esa danza inmunda!!!


Con la inmigración se fueron conformando nuevos poblados llamados arrabales que junto a las rancherías de los negros era vista por la elite clasista gobernante como indecente y pecaminosa.

La oligarquía argentina heredó la moral católica dela Iglesia hispana, donde todo lo que fuese diversión, placer y alegría era condenable, indecente y pecaminoso.

La forma de danzar con movimientos pélvicos, con torsos desnudos, brazos y piernas abiertas y espaldas rectas siguiendo el ritmo desenfrenado de los tambores escandalizaban a la moral blanca y pudiente.














Las rancherías fueron los primeros lugares en los arrabales donde se celebraban reuniones con el solo propósito de divertirse.

Paradogicamente estas reuniones llamaban la atención de los jóvenes porteños de familias pudientes, quizás porque encontraban en estas la naturalidad para divertirse que les negaba su clase social con la mirada censora.




Ché, ché, ni lá, ni lá, el candom bé.


Las nuevas generaciones de las naciones africanas en Buenos Aires y Montevideo mantuvieron orgullosos las tradiciones de sus abuelos, pero el caracter místico que originalmente tenían los tangos o reuniones se convirtieron en centros de reunión sin propósito alguno más que el de festejar.

En ese ambiente nace el candombe, ritmo afro del Río de la Plata (Buenos Aires y Montevideo), que tiene gran aceptación popular por su ritmo festivo y sus letras picarezcas y sarcásticas pobladas de palabras repetitivas y jitajóforos (palabras que no tienen sentido semántico).


El candombe representaba con ironía festiva los males de la sociedad, generalmente orientados a temas políticos y sociales.












Los carnavales eran la fecha donde el candombe mostraba su máximo esplendor. Actualmente Uruguay mantiene la tradición de las llamadas (invitación de los tambores por los barrios para invitar a los vecinos a sumarse al baile de los tambores) en los carnavales.



Este es el tango burlón y compadrito.


El bagaje cultural y musical de los inmigrantes se fue paulatinamente mezclado con las rancherías o tangos y las danzas criollas y dió naciemientos a nuevos centros de reunión que, posteriormente, con el nacimiento del tango se conocerían como milongas.

Desde 1.880 aproximadamente, los inmigrantes trajeron nuevas danzas y ritmos musicales. Y en distintas partes se fueron fusionando con las danzas nativas.

Tanto las danzas aborígenes, criollas y africanas, se caracterizaban por el baile grupal o en parejas pero sin contacto físico.

Los inmigrantes, principalmente nórdicos, trajeron lo que se dío a conocer como danzas tomadas, donde el baile se caracteriza por la unión de cada pareja en un abrazo (Vals, mazurcas, havaneras, polcas, etc.).


Con los inmigrantes, se van conformando los arrabales que se expanden principalmente hacia el sur (zona portuaria) conocido como barrio Sur. Así gauchos, indios, negros y inmigrantes de las más variadas nacionalidades se entremezclan y nacen una variada tipología de hombres y mujeres que conforman los arrables porteños; compadritos, guapos, malevos, grelas, paicas, cafishios, etc.


Con ellos nacen nuevos lugares de reunión para divertirse: las milongas o piringundines.












Esta melange fue generando en los arabales porteños una nueva danza muy particular que se fue definiendo por un baile tomado en un abrazo íntimo y en un ritmo musical alegre y juguetón que se fue consolidando en un compás musical de 2X4. Nacía el Tango.







El famoso cantautor uruguayo Alfredo Zitarrosa, hizo esta interesante observación: "La milonga es hija del candombe así como el tango es hijo de la milonga".

Si bien el tango tiene muchas influencias musicales, el compás original de 2x4 es el mismo de la milonga, siendo el del candombe de 4x4.

En la historia del tango el aporte afro basicamente fue pisar el compás acariciando el piso, típico de los pasos afro.

La disociación torso - piernas; y movimientos pélvicos que se fueron estilizando con el estilo de salón y en el compás de 4x4 de las orquestas de la Nueva Guardia.












Guillermo Brizuela
Mi escuela de Tango
© 2011



Guillermo Brizuela
Instructor de Tango / Taxi Dancer Services