28.8.09

Homenaje a Juan D´Arienzo.

Juan D´Arienzo (1.900-1.976), fue el creador de su propia orquesta, pero también de un estilo único que además de agregarle jerarquía a las grandes orquestas de los años 40, también contribuyó a recuperar el compás del tango original y devolverle a los bailarines, ese nervio, esa fuerza, que es natural del tango.

En sus propias palabras diría:


"La mía siempre fue una orquesta recia, con un ritmo muy acompasado, muy nervioso, vibrante. Y fue así porque el tango, para mí, tiene tres cosas: compás, efecto y matices.

Una orquesta debe tener, sobre todas, vida. Por eso la mía perduró durante más de cincuenta años. Y cuando el Príncipe me puso ese título (el Rey del Compás), yo pensé que estaba bien, que tenía razón."


En este video podemos apreciar la potencia de su orquesta. Clic aquí.


El tango nació por 1.880-1.890, y desde las primeras formaciones musicales hasta las primeras orquestas, -1.920-1.930 - Se caracterizó por ser una música con un claro compás de 2X4, y como baile; alardoso, provocador, pícaro y jugetón.

"Yo siento el tango así, a la manera antigua, y como no fui yo quien lo inventó, no me creo con derecho a hacerle cambios que diferencien totalmente su fisonomía.(...) Lo fui a buscar a su propia fuente y de la mano lo traje conmigo (...) Abrazado a él ganaré o perderé, pero siempre que el tango sea tango, es decir que tenga ese sabor criollo, recio y varonil que le dio fama y que a principios de siglo hacía persignar de miedo a las viejas beatas, que cuando sentían sus acordes sufrían más que si estuviesen escuchando el chistido agorero de alguna lechuza (...) Sí, soy así...¿Me entendieron, plomos?"

En los años 40 las nuevas orquestas van trasformando el compás en 4X4, lo cual se convierte en un baile, más pausado, acentuado, de salón, donde se camina más el tango y se van perdiendo los cortes al bailar.

D´Arienzo recupera, en plena década del 40, el compás del 2x4, y le devuelve el tango a los pies de los bailarines.

"A mí la juventud me quiere. Mis tangos gustan porque son movidos, rítmicos, nerviosos. La juventud busca eso: la alegría, el movimiento. Si usted les toca un tango melódico y fuera de compás es seguro que no les va a gustar. Eso es lo que pasa. Ahora hay buenos músicos y grandes orquestas que creen que lo que están haciendo es tango. Pero no es así. Si les falta compás no hay tango. Creen que pueden imponer un nuevo estilo y ojalá tengan suerte, peto yo sigo pensando que si no hay compás no hay tango. Como profesionales los respeto a todos. Pero lo que hacen no es tango. Y si estoy equivocado quiere decir que hice más de cincuenta años que estoy equivocado. "


El tango Paciencia, con el cantor Héctor Echague.




Juan D´Arienzo, tubo siempre claro que tango hacía: "A mi modo de ver, el tango es, ante todo, ritmo, nervio, fuerza y carácter. El tango antiguo, el de la guardia vieja, tenía todo eso, y debemos procurar que no lo pierda nunca.

Por haberlo olvidado, el tango argentino entró en crisis hace algunos años. Modestia aparte, yo hice todo lo posible para hacerlo resurgir.

En mi opinión, una buena parte de culpa de la decadencia del tango correspondió a los cantores. Hubo un momento en que una orquesta típica no era más que un simple pretexto para que se luciera un cantor. Los músicos, incluyendo al director, no eran mas que acompañantes de un divo más o menos popular.

Para mi, eso no debe ser. El tango también es música, como ya se ha dicho. Yo agregaría que es esencialmente música. En consecuencia, no puede relegarse a la orquesta que lo interpreta a un lugar secundario para colocar en primer plano al cantor.

Al contrario, es para las orquestas y no para los cantores. La voz humana no es, no debe ser otra cosa que un instrumento más dentro de la orquesta. "

Video con la cantante Mercedes Serrano, interpretando el tango Nada más. Clic aquí.

Escuchar a D´Arienzo es como escuchar a Wagner en la música clásica.

Su música se caracteriza por la potencia de los instrumentos y el uso del stacatto, como la inclusión de la voz humana como parte de la orquesta.

Se dice que los tangos por D´Arienzo se hicieron para bailar, y de hecho invitan a bailar.

Ese seguramente fue su mayor logro, el de recuperar el compás de los orígenes y devolverlo con los sonidos actuales.

En 1.975, Juan D´Arienzo, en plena Vanguardia (era del estilo Piazzolla), llegó a decir: "sí los músicos retornaran a la pureza del dos por cuatro, otra vez reverdecería el fervor por nuestra música y, gracias a los modernos medios de difusión, alcanzaríamos prevalencia mundial".


No hay comentarios:

Publicar un comentario