29.7.09

El tango y la salud

En una nota de la web El Mundo (periódico español), titulada El tango, del salón de baile a la sala de terapia donde estudios científicos aseguran que bailar el tango ayuda al tratamiento de enfermedades como el Alzheimer y el Parkinson.

La Fundación Favaloro hizo relevantes estudios de como bailar el tango previene enfermedades cardíacas y mantiene un corazón sano.

En la web protangoperu.com hay una interesante resumen los beneficios terapeúticos del tango.

Y sí..., hay que ir a la milonga.


28.7.09

Una crónica de Tango.

Navegando por Internet me encontré con esta crónica del tango, del blog de Clarín (principal periódico argentino), por el periodista Juan Pablo Meneses, titulada:

Serie, el Tango

Interesante reporte, de la realidad del baile del tango con comentarios de los visitantes, también de valioso aporte.

18.7.09

Cuarto concepto: La Marcación (Parte II).

Empezar con un abrazo correcto garantiza una fácil marcación y un baile cómodo.

Ahora haré incapié en los aspectos propios de la marcación.

El tango es una danza improvisada. El buen bailarín baila con el oído, dejándose llevar por la música, fluyendo con los compases y las melodías.

La música genera sentimientos (o los sentimientos se expresan con la música), y los bailarines expresan sus sentimientos danzando.

Se dice que en el tango uno más uno es uno. Esto es correcto cuando los bailarines danzan en armonía con el embrujo de la música.

Quizás la genialidad del tango es que dos personas en un abrazo muy íntimo y con poco espacio entre ellos, hacen hablar a los pies.

El tango a diferencia de otros generos musicales tiene poco espacio entre los bailarines gracias al abrazo íntimo y es esta su característica y su magia.

Para bailar es necesario hablar con el cuerpo.

Dos cuerpos y dos energías se comunican, como un yin yang, una se avanza y a su vez se resite de la otra, buscando un equilibrio, una armonía.

Para explicar detalles técnicos de la marcación, al cuerpo lo dividiremos en tres partes:

- La Cintura.

- La parte alta. (de la cintua a la cabeza).

- La parte baja. (de la cintura a los pies).

La cintura.

Se entiende por cintura, no a la cadera, sino a la parte alta de esta.

El principal generador de la marcación es la cintura, esta es el centro del equilibrio del cuerpo, por lo tanto si la intención de cualquier movimiento es ejecutado desde la cintura, el resto del cuerpo sera un continuador del movimiento que se realizará naturalmente y sin esfuerzo.

Por poner un ejemplo; al caminar podemos hacerlo sin intervención de la cintura y tendremos un andar sobrio.

Si a ese caminar, cada paso lo sugerimos desde la cintura, el resto del cuerpo se moverá más felinamente y tendremos un caminar felino.

A este caminar los tangueros de antes le llamaban andar compadrito, y es lo que comunmente conocemos como swing.

Alguna vez abremos escuchado expresiones como "tiene swing", "bailan con swing", "les falta swing", etc.

Sugiriendo cada paso y movimiento desde la cintura, al bailar, es lo que se conoce como bailar con cadencia.








Por lo tanto todos los movimientos de la marcación intentaremos ejecutarlos desde la cintura.

De esta forma será siempre todo el cuerpo es que baila, relajadamente, con mínimo esfuerzo.


La parte alta.

Mi profesor de Soo Bhank Do dice que la cabeza es el General y la cintura el Capitán, a lo cual yo le agregaría que (en el tango) los pies y brazos son los soldados.

La cabeza es la que dice a donde hay que ir y la cintura es la encargada de ejecutar la intención de la cabeza, haciendo que sus soldados (los pies y/o brazos) hagan bien la misión.

Casi todos los detalles de la marcación están el la parte alta del cuerpo.

Anteriormente explicamos la importancia de un abrazo correcto. Ese abrazo tiene que estar contenidos en un sentido de bloque.

En el abrazo de tango, tanto para el hombre como para la mujer, el torso y los brazos forman un bloque que se mantiene en todo momento. Este bloque si es compartido por ambos bailarines, permitirá sentir mejor la marcación.

Por bloque se entiende que los brazos, hombros y torso forman una unidad que se asemeja a un compás, donde la cintura es el punto de apoyo y las manos el lápiz.

Si los dos bailarines bailan en bloque se puede sentir mejor la marcación.

Cuando hablamos de bloque, no tiene que ser rígido, pero si debe existir cierta tensión.

Si los pasos son acompañados con el impulso de la cintura, el bloque le seguirá generando un movimiento envolvente, donde permitirá que los dos ejes esten buscándose para estar enfrentados.

El Eje.

Si trazamos una línea imaginaria vertical en el centro del cuerpo a esa línea le llamaremos eje.

Al bailar, los ejes de ambos bailarines, deben estar buscándose permanentemente como si los uniera una línea horizontal desde el centro del pecho de cada uno. Ese centro es el plexo solar.

De esta manera el abrazo en bloque se convierte en un abrazo envolvente.




La parte baja.

Los pies hablan, expresan los sentimientos, dibujan historias...

Los milongueros dicen que los pies expresan la elegancia del baile.

Tecnicamente, en la marcación, los pies y las piernas por si mismas, no suelen marcar sino ejecutar las directivas de la cintura.

Pero un aspecto muy importante para que esto suceda es ser consciente de en que pierna esta el peso del cuerpo. Ya que al caminar, permanentemente estamos trasladando el peso del cuerpo de una pierna a otra.

Para ambos, hombre y mujer, deben ser conscientes de su paso-peso, y también el de su compañero/a.

Si la cabeza ordena, la cintura ejecuta y las piernas hacen, es necesaria que sepan administrar el peso del cuerpo, para mantener el propio equilibrio y el del compañero/a.

Esto se hace mejor si caminamos flexionando levemente las rodillas. Este flexionar es muy importante porque permite una mejor capacidad de reacción.

La calidad y el grado de flexión (leve o más acentuado), permte sugerir un paso más corto o más largo (más flexionado, más largo).

Al flexionar estamos sugiriendo que vamos a hacer un movimiento, al relentizarlo y subir la cadera (o sea menos flexión) estamos sugiriendo una parada o pausa.

En todo este proceso el caminar se hace gatuno, donde se camina acariciando el suelo. Esto evita pisar a la companera/o, o chocar las rodillas.

Es importante que la mujer busque su comodidad. Como dijimos antes al sacar el culito hacia afuera y flexionar la rodillas (para ambos), naturalmente hace que los cuerpos se apoyen mutuamente.

Es la mujer quien generalmente busca su comodidad teniendo en cuenta estas dos variantes y su caminar se hace más femenino.

En este tango-candombe tenemos un resumen de todo lo explicado.


Finalizando.

Es muy importante escuchar la música, impregnarse de sus compases y melodías.

El hombre, principalmente, debe aprender a no apresurarse (sobre todo cuando se esta aprendiendo a bailar), a bailar tranquilo, casi meditativamente. Y tener en cuenta estos conceptos que se han expuesto.

Una característica que distingue al tango milonguero es que el hombre acompaña los pasos de la mujer.

Es decir, si el hombre sugiere un movimiento a la mujer, este acompaña con su paso a al paso de la mujer. Esto, además de dar elegancia, permite un mejor equilibrio en los bailarines.


15.7.09

Cuarto concepto: La Marcación. (Parte I).

El tango es un baile de a dos, en un abrazo íntimo, donde sentimos la música y expresamos nuestros sentimientos caminando al compás.

Para poder bailar es necesario que el hombre sepa "llevar" a la mujer y la mujer "se deje llevar" por el hombre.

En un principio, el hombre es el que invita a la mujer a seguirle y ella le acompaña, aunque cuando se domina la danza se convierte en un diálogo donde ambos, son comapñeros en un mágico viaje de 3 minutos..

Para ello, el hombre tiene que aprender a llevar a la mujer y la mujer ser sensible y colaboradora con las sugerencias del hombre. A esto se le llama: marcación.

La marcación suele ser lo que más le cuesta a los hombres aprender, porque esta debe ser clara y decidida pero siempre con suavidad.

Y como el, es el que guía, tiene que saber "como sugerierle su intención" a la mujer, y esta, interpretarlo y seguirle.

Además, ambos siguiendo el compás de la música de forma elegante.

Es decir que el hombre tiene que resolver varias cosas al únisono.

Lo más importante es empezar con un abrazo correcto.

Cuando los cuerpos se entrelazan en un abrazo de tango, si este es técnicamente correcto y cómodo tanto para la mujer y el hombre, sugerir he interpretar la marcación no será tarea difícil.
Lo que quizás no es tan fácil es aprender a dominar la marcación, pero esto se aprende con práctica.

Anteriormente expliqué el abrazo de tango, pero vamos a matizar algunos conceptos.

En el tango suelen exister variaciones en el abrazo. Aquí nos centraremos en el abrazo del tango de salón, ya que es el estilo ideal para aprender.
El abrazo del hombre: Enfrentados mujer y hombre, este con su brazo derecho le toma por la espalda a la altura del bretel (debajo de los omóplatos) y la invita suavemente hacia su torso (con un sentido de contención, es decir como abrazamos a una persona que queremos) y con la mano izquierda con su palma le invita a que la mujer a tomarse de la mano a la altura de los ojos, en forma de que las manos formen un corazón.

El hombre encastra su pecho derecho entre los pechos o eje de la mujer. El hombre mirará hacia su mano izquierda y la mujer hacia adelante quedando los rostros unido frente (derecha) con frente.

Los pies deben estar juntos (tobillos con tobillos) y la espalda recta y los hombros relajados.
El antebrazo y mano derecha debe estar siempre en contacto con la espalda de la mujer.


El abrazo de la mujer: Enfrentada al hombre con su brazo izquierdo abraza calidamente al hombre desde el cuello, o según las altura donde este más cómoda, ponieindo sus hombros paralelos al piso.

Su mano derecha une a la palma del hombre.

Ante la invitación a unir torsos con torsos, la mujer muy suavemente opone cierta resistencia, para buscar su comodidad física y emocional.

Ellas también deben tener los pies juntos (tobillos con tobillos), la espalda recta y los hombros relajados.
El brazo izquierdo de la mujer (del hombro al codo), debe estar en contacto con el brazo derecho del hombre.

Ambos: El hombre invita a unir el torso de la mujer con el suyo y ella le acepta. Depende el grado de unión de los torsos, el abrazo se tornará más intimo o no.

Ambos en posisón recta con las rodillas levemente flexionadas y llevando el peso del cuerpo hacia la punta de los pies (los metatarsos). Así, logrando un pequeño apile.

Cuanto más íntimo sea el abrazo, las frentes (derecha del hombre e izquierda de la mujer), se terminarán uniendo y se formará un ángulo de 45° al unirse los torsos.






Ambos sacan el culito para atrás y flexionan levemente las rodillas, de esta forma los cuerpos se van hacia adelante sin esfuerzo y se apoyan unos a otros.
Los pies buscan su espacio y comodidad.

El equilibrio: Al unirse los torsos, los pies de ambos deben buscar su comodidad, para empezar a caminar. Para ello, ambos flexionan levemente las rodillas y apoyan el peso de su cuerpo en el del compañero/a, sin perder el propio equilibrio de cada uno.

De esta forma los torsos estarán unidos y los pies buscarán la separación que dé comodidad para empezar a bailar.

Entonces se formará un vaivén donde hombre y mujer se avanzan y resisten uno al otro.

Este vaivén o resistencia es muy importante porque permite sentir mejor la energía del compañero/a y es parte importante en la marcación.






Con estos detalles; torsos unidos, brazo derecho del hombre, brazo izquierdo de la mujer, gluteos hacia afuera, rodillas flexionadas y pies cómodos los cuerpos son muy sensibles a cualquier movimiento y es fácil sugerir una marcación e interpretarla.
Ambos deben tener la espalda recta y relajada al igual que los hombros.

Algunas oportunas aclaraciónes:

- En el abrazo esta implícita una cuestión de comodidad emocional, es decir que algunas veces, en especial las mujeres, no se sueltan a un abrazo íntimo y prefieren un abrazo más abierto.

- El hombre tiene que ser receptivo a lo cómoda que está la mujer en el abrazo.
Muchas veces digo que al empezar a bailar, la mujer, (lo digo como hombre), es como un semáforo, hay que saber leer en que color está, saber cuando cambia y ser receptivo a esos cambios.
A veces empieza "en rojo", por lo tanto el abrazo no va a ser muy íntimo pero quizás cambie a verde (un abrazo íntimo) en algún momento del baile, o combine con el amarillo.
Otras empieza en verde y sigue en verde. Y así en múltiples combinaciones.

Esta claro que para la mujer es muy importante sentirse cómoda y ellas valoran los hombres que las abrazan corectamente, es decir considerando estas señales.

Por lo tanto la mujer debe buscar su comodidad y el hombre interpretar y coloborar el la comodidad de la mujer.


Los ajustes:

La explicación anterior es básicamente para dos personas que comparten la misma altura.
Pero tanto el hombre y la mujer pueden variar la altura del abrazo si las diferencias de altura se empiezan a notar.

Por ejemplo, si el hombre es muy alto para la mujer, este le abrazará a la altura de los hombros y bajará su centro de gravedad (el culo), flexinando más las rodillas y haciendo los pasos más cortos.

Ella, bajará su abrazo a la altura del codo del hombre, caminará más en punta de pies y estirá los pasos, si es necesario.






Es decir que cada uno hará los ajustes donde se sienta cómodo y perciba la comodidad del compañero/a.

9.7.09

La gallinita ciega...

Quiero compatir con ustedes una hermosa nota que descubrí en una web española de tango que me parece fantástica, auténtica y en una de sus secciones "Revista Gilda" hay una nota de un chico ciego que baila tango.

Los invito a conocerla:

http://www.tangoeventos.com/ciegos.htm

Como dice el personaje de Al Pacino en la película Perfume de Mujer: "...el día que dejemos de ver, estaremos muertos".