20.3.09

Simplemente un homenaje.


Hay tangos que pareciera que nadie los canta igual.
Relajate, cerrá los ojos y Simplemente disfrútalo...


Tinta Roja, interpretado por Roberto "El Polaco" Goyeneche.




Quiero verte una vez más, interpretado por Jorge Falcón.





Por una cabeza, interpretado por "El Morocho" Don Carlos Gardel.




El último café, interpretado por Julio Sosa.

4.3.09

El Tango de Salón

<! --[if gte mso 9]> Normal 0 21 false false false ES X-NONE X-NONE <![endif]-->


El tango como danza, originalmente es uno. En sus comienzos se bailaba pegado cuerpo con cuerpo, mejilla con mejilla y de una forma lineal y en el radio de 1 metro cuadrado (de ahí el dicho “el tango se baila en una baldosa”, en referencia a las baldosa inglesas que median 90 x 90 cms.), donde se fueron incorporando pasos.


Esta danza era íntima, picada y algo insinuante.

Se caracterizaba por el alarde en la postura de los bailarines y por la “canchereada” que hacían dibujando con los pies.


Poco a poco se fué haciendo tan popular que era la danza del pueblo de Buenos Aires, Rosario y Montevideo. Y se bailaba en cualquier parte y por cualquier motivo.


En este vídeo Ernest y Anna interpretan este estilo de tango que se le llamó popularmente canyengue.





Patios de conventillos, corralones, piringundines, casa de citas y hasta en las esquinas con algún músico o con el ritmo entrecortado del organito.


Tenemos que considerar que estamos hablando desde los inicios del tango (1.860-1.880) hasta los años 20 y 30 aproximadamente, donde Buenos Aires era una ciudad con grandes oleadas de inmigraciones de todas partes, en especial de Europa y del campo.



La oligarquía gobernante defenestraba al tango y lo condenaba por obsceno, procaz e indecente y que pertenecía a gente de mal vivir. El tango, para ellos, era cosa de compadritos, malevos y prostitutas.


Sin embargo esta, que tenían su vista puesta en Europa, se empezó de a poco a interesar por el tango (en los años 20 aproximadamente), principalmente porque la aristocracia francesa (la cual estaban ambas muy conectadas por cultura y negocios), se fascinó con la danza del tango y lo exportó compulsivamente a París.


Sin más opción que aceptarlo porque el Paris alocado de los años 20 lo tomó como “la danzas de las danzas” (y posteriormente toda Europa) y por esta razón, la oligarquía lo empezó a aceptar en sus salones aristocráticos.

De esta forma nace un estilo, llamado “tango de salón”.



En el siguiente video, Javier y Geraldine, bailan en el estilo Tango de Salón.




El motivo fue que en los salones aristocráticos no podían bailarlo como en los arrabales, porque no era "bien visto" el abrazo tan intimo para bailar y con movimientos algo "atrevidos" para la época.

El tango en esa época era conocido también como “Cortes y Quebradas”.


Pero también era la escusa por no poder bailarlo de igual manera, ya que ser un buen bailarín(a) de tango tenía que tener cierta prosapia arrabalera para hacer un corte, alguna quebrada o una parada, movimientos propios de la gente que viva en los arrabales.


Los “niños bien” carentes de estas virtudes en la danza (aunque existía una gran hipocresía, ya que los jóvenes frecuentaban los piringundines arrabaleros con algún “tío” de la familia), otrora defenestrado y ahora aceptado luciera “decente” en los salones lo permitieron con lagunas condiciones.


Por ejemplo no se podía bailar con cortes y quebradas, no se podían tocar los torsos. Debía haber, “aire”, es decir, un puño mínimo de separación. Para este fin existía el “bastonero” una especie de policía de salón que detenía a las parejas que no tuvieran “aire” y pasaba su bastón entre los torsos.

Entonces simplemente se priorizó la postura, la elegancia y la sobriedad.

En el tango original el abrazo es mejilla con mejilla. No hay pasos de frente ni giros. Estos empezaron en los años 50.


El tango de salón incorpora un nuevo abrazo que es el verse de frente y bailar hacia adelante y atrás y circular en dirección contraria a las agujas del reloj, forma que heredamos hoy día en las milongas.


El tango de salón nació después que el tango original, que se le llamó “bailar con corte” para diferencia a los del salón.

Este estilo es el que se baila en todo el mundo.


Es por excelencia uno de los bailes de salón y el estilo ideal para aprender a bailar tango.

Con el tiempo, prejuicios de lado y aceptando el aporte histórico, la danza del tango se enriqueció en movimientos que hicieron que sea una danza multifacética.


2.3.09

Los pasos olvidados: La corrida, la quebrada y la sentada.


Hoy día, mucha gente comete el error de no seguir el compás al bailar.

Priorizan pasos acrobáticos a la elección del paso correcto para seguir el compás.

De esta forma los que bailan así se terminan pareciendo todos, como clones de un mismo molde.
Es común ver figuras de moda como los ganchos y el sanguchito o mordida.

Personalmente soy de la misma opinión que los milongueros tradicionales, los cuales ante todo priorizan el compás caminando y luego aplican figuras, generalmente en la melodía (donde hay ausencia de compás), para, una vez terminada la figura; "bautizarla" con el compás nuevamente.

Esta forma de bailar que es la de los bailarines de la vieja escuela, es un método simple, pero no por ello fácil.

Pues en la simpleza, lo fácil o difícil esta en la actitud y la experiencia.

Como diría un dicho chino: veo entiendo, hago comprendo.

El tango auténtico bien bailado, de calidad es un arte en si mismo donde el artista y la obra es uno mismo.

La forma de bailar sin seguir el compás carece de conceptos. El criterio, según entiendo, es hacer pasos cada vez más acrobáticos y "espectaculares", con lo cual da lo mismo que suene un vals, una milonga, un tango o la Marsellesa, la forma de bailar será la misma porque no hay un criterio de compás.

La Corrida.

El compás del tango tiene 4 tiempos.

Pese que al tango se le llama el 2x4 en realidad el tango tiene un tiempo musical de 4x4.
Los primeros tangos como El Entrerriano, El Porteñito, etc. si tienen un compás de 2x4, es decir son 2 tiempos de negra en cada compás.


Pero desde los años 40, el tango se hizo un poco más melódico y el compás se terminó definiendo en 4x4. (4 negras por compás o sus equivalentes en corcheas, semicorcheas, etc).

Por ello el primer paso de iniciación en el tango es el de caminar en 4 tiempos, cerrando con el cuarto paso.

Hay momentos en que un compás de 4 tiempos se une, sin pausa, con otro de 4 tiempos, dando lugar a 8 tiempos, es decir, un acelere en la música, a ese acelere a la hora bailar se lo conoce como corrida; que no es otra cosa que hacer 4 pasos sin cerrar en el cuarto, sino continuarlo y cerrarlo en el octavo.

La corrida además tienen la creatividad de marcar el compás en los tiempos propios del bailarín sea por musicalidad o por espontaneidad, mientras la mujer marca el compás musical.


En este vídeo Ricardo y Liz nos muestran la sencillez de la corrida.




Lo mismo sucede con pasos primarios como la quebrada o la sentada.

La quebrada no es otra cosa que un corte con un quiebre del eje de la pareja en el mismo lugar, que bien usado, le da exquisitez al compás.

Y en la sentada, también es un recurso sencillo, donde se luce la mujer y la postura intimista de la pareja.



En el siguiente vídeo podemos ver sentadas y quebradas.

¿Existen estilos de tango?


Esta es una pregunta significativa.

Porque con este tema existe toda una polémica que pasa desde lo intelectual a lo puramente sentimental.

Personalmente no creo en estilos para el tango, para mí el único estilo es el tuyo.

Lo que predomina en la milonga es lo que suelen llamar estilo milonguero, donde la marcación viene desde el pecho en un abrazo cálido.

Cuando se enseña, generalmente se enseña lo que llaman Tango Salón, que es un tango donde se prioriza la postura y el eje.

Lo demás son variaciones, que tiene que ver con la época y la idiosincrasia. Aunque muchos hacen un negocio con el tema de los estilos.

Lo cierto es que el tango tiene varias influencias musicales y en ese sentido si ha existido una evolución natural que dió origen a forma de expresarse bailando.

Esta claro que la habanera, la polka, la milonga campestre y el candombe son sus principales influencias.

Curiosamente el tango nació primero como danza y luego como genero musical.

Por lo tanto la formación musical fue variando en la medida que se fue conformando musicalmente.

En un principio una formación musical de tango la componían un trío: guitarra, flauta o clarinete y violín.

Después nació el cuarteto: donde se agrega el contrabajo o algún otro instrumento, según comodidad de cada músico.

Posteriormente con el bandoneón, aparece el sexteto, y con este se conforma la orquesta típica y de la que conocemos la mayoría de los tangos.

En esta, desaparece la flauta y/o clarinete y la guitarra, reemplazándose por el piano y dos bandoneones.

Con respecto al baile, tiene directa relación con la música.

Los primeros tangos como: El Porteñito, Zorro Gris, El Chamuyo, El Entrerriano, etc. tienen un compás de 2X4 (Dos tiempos de negra).

Este compás era más milonguero, y su baile más pícaro y exhibicionista.


En el siguiente vídeo, el mítico Cachafaz y Carmencita Calderón bailan El Entrerriano, donde se aprecia el compás y el baile en 2X4.





La Cadencia típica del tango y la milonga vienen del candombe, que era el ritmo africano de los negros que vivían en el Río de La Plata (Uruguay y Buenos Aires), y se suele llamar Cadencia a la forma de caminar, es el equivalente a Swing, "tener cadencia", "tener swing", hacen referencia a bailarines que tiene "ese algo" a la hor de moverse.


Esta forma de bailar cadenciosa la herdamos de los africanos. De hecho la palabra tango viene de tan-gó que era la expresión de los africanos al referirse a las reuniones para bailar al ritmo de los tambores.


En el siguiente vídeo se muestra un tango-milonga con ritmo candombero.





La milonga, es una variación del compás de 2X4 pero con un acento fuerte y uno débil. Que queda diferenciada del tango.


En el siguiente video Lampaso y Pocha bailan Milonga, vieja milonga.





A principios del siglo XX, se incorpora el bandoneón, y el tango, a partir de la década del 30, empieza a adquirir un compás más íntimo, "arrastrado", nostálgico y sentimental.


Este compás se conformó en 4X4, es decir 4 tiempos (pam-pam-pam-pam), con un acento fuerte, uno débil, otro semifuerte y un cuarto débil.


Esta evolución se mantuvo hasta los años 70.


Desde entonces hubo un vacío cultural con respecto al tango, producto de aspectos políticos, en concreto la dictadura militar de 1.976, que denegó las manifestaciones populares y permitió la entrada de géneros extranjeros especialmente comercialoides.


Este vacío cultural duró casi 20 años y en los 90 la juventud empieza a interesarse nuevamente por el Tango.


En ese período de vacío, sucedieron dos hechos significativos:



Los artistas del tango buscan nuevos horizontes.


Por un lado, los artistas que vivían del tango (cantantes, músicos, poetas y bailarines) necesitaron buscar nuevos horizontes, esos horizontes lo encontraron en Europa y Estados Unidos.

En estos países, hasta ese entonces, existía la idea de que el tango se bailaba a lo Rodolfo Valentino. Excepto los que aprendían bailes de salón, y en estos podían encontrar el Tango bailado al estilo tango de salón.

Los artistas, por medio de compañías, organizaron espectáculos al estilo Broadway, que artísticamente eran de gran calidad y el tango, musical, cantado y bailado se conoció por como lo expresaron estos artistas.


Con respecto al baile, este es totalmente coreografiado, mientras que el tango bailado tradicionalmente es totalmente improvisado.


Este detalle es muy importante, porque al ser coreografías preparada para espectáculos, se requiere de una capacidad atlética y de un espacio para expresarse y que no esta en las posibilidades del común de la gente.



En el siguiente vídeo vemos una coreografía de la compañía Tango Pasión.







El arte de Astor Piazzolla.


Astor Piazzolla (1.921-1.992), fue un gran artista, desde mi punto de vista: genial.

Su música coincidió con la época de vacío a la que hacíamos referencia antes y su exquisito arte maravilló principalmente a europeos, norteamericanos y japoneses.




Con respecto a Piazzolla hay que desmitificar una idea: ¿Es tango el arte de Piazzolla?


Para mí no tiene mucha polémica. Cuando le preguntaron por su música, el mismo Astor Piazzolla dijo que no era puramente tango, sino, una fusión de tango con música clásica.


Si el mismo Piazzolla definió su música como música de Buenos Aires, entonces no podemos decir que es puramente tango. Por lo menos sus últimas creaciones.


Aunque los orígenes musicales de Piazzolla son puramente del tango tradicional.


Su biografía es muy interesante, puesto que nació en Argentina, pero a los 3 años sus padres (de origen italiano) emigraron para Nueva York, y él se crío en esa ciudad.

Desde pequeño expresó una gran calidad y sensibilidad musical.

Entre muchas acnédotas; Carlos Gardel, cuando supo de Astor, quiso conocerle y luego llevárselo de gira por el mundo, por la calidad con que ejecutaba el bandoneón.


De joven, Piazzolla volvió de jóven a la Argentina donde fue muy apreciado y respetado por todos los grandes de ese entonces.


Ante todo, Astor Piazzolla era un artista, y como tal es un libre pensador y dispuesto a experimentar lo que su sentir le conmueve.



La Conjunción


La década del 70 es importante porque fuera de Argentina a las compañías de tango con el arte ya conocido y valorado de Astro Piazzolla.


Esta conjunción permite que mundialmente se conozca al tango con un aire moderno de gran calidad estética.


Pero también hay que entender que Europa y EEUU no conocían el desarrollo que tuvo el tango históricamente en Argentina, puesto que en los 70, mucha gente pensaba que el tango se bailaba en Argentina a lo Rodolfo Valentino.


Pero volviendo al aspecto musical y del baile, sobre todo del baile, precisamente por sus coreografías preparadas para espectáculos, el tango que se conoció en el mundo a partir de los 70, no fue el tango de la gente, de la calle y de las milongas, sino del espectáculo.

Por lo tango no podemos decir que este período sea una evolución natural ni tampoco un estilo de tango, porque para ser natural debe ser ante todo popular.



¿Y hoy?


Una cosa muy buena que tubo el baile del tango en el período del que hacíamos referencia, es que muchos artistas de toda índole y calibre, (como Fred Astaire entre otros), se interesaron por la simplicidad y los misterios de esta danza, y eso contribuyó a la creación de nuevos pasos que enriquecen el baile, pero que corren el riesgo de salir se su raíz si no se respeta su esencia: su ritmica y el abrazo íntimo.


Hoy día incluso en Europa, la gente del pueblo se interesa por aprender a bailar el tango y conocen vada vez más los orígenes de este.


En Argentina, desde los años 90, se generó una reacción popular en la juventud, y gracias a que todavía se encuentran grandes milongueros de la época dorada del tango, los años 40, el interés por aprender es multifacético, es decir, lo tradicional y lo nuevo.

Personalmente, pienso que esta será el eslabón que continúe la cadena que se perdió en los 70, pero todavía es aventurado predecir como será.

Mundialmente existe como un movimiento natural y popular por aprender esta fascinante danza.

Después de todo, se trata de sentir la magia de bailar en un abrazo íntimo.